Catherine Flurin, pionera de la apicultura biológica

La aventura de Ballot-Flurin comenzó en 1976 cuando una joven estudiante de 20 años, fascinada por la vida de las abejas, decidió convertirse en una apicultora. Su nombre era Catherine Flurin.

Fue entonces cuando la Red de Apicultores, Naturaleza y Progreso le enseña los fundamentos de esta profesión fascinante. Pero a los ojos de Catherine, la producción emplea métodos de agricultura intensiva que considera a veces brutales, y que usan antibióticos y contaminantes. Catherine busca un nuevo camino con otros valores y desarrolla el método de apicultura DOUCE® basada en el respeto de las abejas y su biorritmo natural.

Las abejas nos muestran otra forma de proceder con la naturaleza que nos puede inspirar. La miel es un alimento que posee propiedades muy valiosas para la salud. Y las abejas la producen sin dañar su entorno. Crean la riqueza que les rodea a través de la polinización.

Las primeras colmenas. A los 25 años, Catherine establece sus primeras colmenas junto a su pareja, Philippe Ballot, también apicultor. Los jóvenes compraron una pequeña propiedad en ruinas de dos hectáreas a los pies de los Pirineos. La granja Ballot-Flurin nació oficialmente en 1982 con un objetivo ambicioso: respetar a las abejas como un pueblo verdadero y viejo, de 100 millones de años; comprender su lenguaje secreto y trabajar activamente con la colmena para que dé lo mejor de sí misma: la miel, el propóleo, la jalea real… 

El primer pliego de condiciones BIO. La explotación apícola se desarrolla alrededor de una clientela fiel y sensibilizada con la ecología. Catherine Ballot-Flurin redacta un pliego de condiciones para explicar cómo produce la miel y su consideración para con las abejas. Este escrito inspirará la asociación Nature et Progrès que creará el primer documento de condiciones bio para la apicultura, asociado con una etiqueta. Los productos Ballot-Flurin serán los primeros en ser certificados como bio.

 

“La Apiterapia” o cómo curar con las abejas

Con el paso del tiempo Catherine siente la necesidad de contribuir al bienestar general de la sociedad y se interesa por la apiterapia, un modo ancestral de cuidado natural a partir de ingredientes nobles de la colmena. Catherine es la heredera de una familia de médicos humanistas con anticipación sobre su tiempo. Su padre, el Dr. René Flurin, ejerció la profesión de médico otorrinolaringólogo en Cauterets, ciudad termal famosa de los Pirineos, donde está instalado hoy el Pabellón de las Abejas.

” Sé desde hace tiempo que las abejas cuidan y yo misma me cuido con las abejas: el veneno me alivia la espalda, el propóleo me calma la piel cuando está irritada. Entonces busco en los ilegibles escritos familiares y los viejos libros todas las recetas de utilización de lo que se llamaba en otro tiempo las “medicinas” de la colmena: jalea real, propóleos, polen, cera de abejas, miel…”

Primeras preparaciones apiterápicas. El bálsamo de cuidado de los Pirineos inaugura la primera gama apiterápica en 1992. Vendrán luego el extracto de propóleo negro, las pastillas para la garganta, los jabones y los champús a la miel. Catherine sabe reconocer el propóleo como un alimento y obtiene certificaciones bio AB. Primero difundida en el seno de un círculo de iniciados, la preparación Ballot-Flurin se extiende entre los adeptos de los cuidados naturales. Y sus productos seducen las redes BIOCOOP que los comercializan desde finales de los años 90.

Reconocimiento internacional. Catherine Flurin continúa sus propias búsquedas en Apiterapia. Esta disciplina, nacida de la observación de las abejas y del saber ancestral, es redescubierta por los medios científicos y alternativos. Cada vez más solicitada como experta en ” Salud por las abejas”, Catherine Flurin crea en 2009 junto a Pr. Descottes y Bensch, el Dr. Stangaciu, Claudette Raynal y otros pioneros, la Asociación Francófona de Apiterapia. Los avances en el dominio de la apicultura DOUCE ®, la Apiterapia energética y la dinamización, son citados y reconocidos en congresos internacionales y conferencias, y objeto de patentes oficiales.

 

Los productos de la colmena

La expertiencia de Ballot- Flurin se basa en un enfoque naturalista y alaba la observación de la naturaleza y la aplicación de productos naturales nacidos de nuestro entorno. Las abejas nos muestran que es posible crear preparaciones eficaces, no contaminantes, sin los efectos secundarios corrientes de los fármacos químicos.

Fruto de la investigación constante, la gama Abeilles & Santé Ballot-Flurin ahora ofrece productos de la colmena 100% naturales, orgánicos y certificados para el cuidado de la salud y la higiene.